Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La obra nueva superará más rápido la crisis del COVID-19 que la del 2008

Al cierre del 2019, el sector atravesaba por un momento de equilibrio

La consultora inmobiliaria Forcadell prevé que el sector de la obra nueva residencial digerirá más rápidamente esta situación que en 2008, puesto que el stock de vivienda pendiente de venta es mucho menor.

“La obra nueva requiere que se restaure la confianza del consumidor y eso pasa por recuperar niveles óptimos de ocupación estable que devuelvan a las familias su capacidad de endeudamiento a la vez que se deberá reactivar la concesión de hipotecas”, destaca el director de Inversión, Suelo y Obra Nueva de Forcadell, Christian Gracia.

Por su parte, el responsable de Obra Nueva de Forcadell, Javier Sánchez, añade que “proteger el empleo e inyectar liquidez para que el tejido empresarial retome su actividad es imprescindible y urgente. Confiamos en que este in-pass registre un impacto en los desarrollos de Obra Nueva que pueda superarse en pocos meses con la amortiguación de las ayudas que se apliquen”.

Al cierre de 2019, el sector atravesaba por un momento de equilibrio. Por su parte, el volumen de demanda se mantuvo en 2019 en niveles estables tal como venía sucediendo desde varios semestres atrás, fruto de la buena salud de la cual gozaba el sector inmobiliario en general.

A pesar de que el precio del suelo siguió manteniéndose en cotas altas, los promotores continuaron impulsando nuevos desarrollos.

Un leve aumento del stock de vivienda disponible, provocado por una demanda más moderada y el aumento continuado de los costes de construcción y suelo, hace que los promotores analicen exhaustivamente el mercado y apliquen criterios más estrictos antes de realizar la inversión.

Tal como apunta Forcadell, el objetivo es evitar la generación de excedentes de vivienda que no logren ser comercializados, hecho que terminaría repercutiendo en los precios.

“El ‘build to rent’ llegó para quedarse puesto que su formato resulta un traje a medida para transformar el stock de vivienda de venta a alquiler”, explica la consultora.

La mayoría de las compañías no disponen del capital necesario para patrimonializar algunos de sus desarrollos y tampoco forma parte de su estrategia.

Los inversores, por su parte, han detectado el gran potencial del 'BTR' y su interés va en aumento.


FUENTE: OBSERVATORIO INMOBILIARIO

Solicita más información
y pide presupuesto sin compromiso