fbpx
loader image

La pandemia trunca las expectativas del sector, que esperaba crecer un 6% en este ejercicio.

El buen comportamiento de las exportaciones en el segundo semestre del año hará posible que la industria del azulejo de Castellón no retroceda en el 2020, a pesar de los efectos ocasionados por la crisis del coronavirus. El vicepresidente de la patronal Ascer, Ismael García, hizo ayer un avance de resultados de este ejercicio, en el que se «igualará la facturación» lograda en el 2019, si bien no alcanzarán los objetivos marcados al comienzo del año. «La previsión era de aumentar un 6%», explicó.

García aportó estos datos tras reunirse con el conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, para hacer balance de las iniciativas desarrolladas en el marco del convenio firmado entre Ascer y la Generalitat este verano. Un acuerdo dotado con un millón de euros que ha puesto en marcha 11 actividades destinadas a la formación de profesionales, la hoja de ruta para la descarbonización de líneas de producción o los avances en la digitalización.

En cuanto a las acciones desarrolladas, «actores como Ascer van a ser relevantes en la configuración de proyectos empresariales, en una fructífera colaboración público-privada», para llevar a cabo retos de sostenibilidad medioambiental y económica, con la ayuda de los fondos europeos.

Estudio de impacto

El vicepresidente de Ascer detalló que una de las actuaciones realizadas tiene que ver con el impacto económico del clúster azulejero provincial, que engloba a diferentes segmentos de actividad. Un informe que será detallado en breve, pero del que adelantó que amasa 5.500 millones, «emplea a 60.000 personas en producción y llega a los 100.000 con la distribución comercial y la instalación». Esto supone «el 14,4% del PIB industrial de la Comunitat» y el 20% del PIB total de Castellón». Además, con los 2.700 millones de euros exportados en el 2019, «ayudó a reducir hasta el 8% el déficit comercial español», afirmó Ismael García.

Otras medidas desarrolladas con el convenio están vinculadas a la mejora de la competitividad e internacionalización, con una campaña en Francia, Alemania, Reino Unido e Italia que expone las virtudes del azulejo en tiempos de pandemia. También está el apoyo de la red de cátedras de cerámica, e iniciativas para mejorar la formación de colocadores.

Noticia extraída de «El Periódico del Azulejo» – Enlace a noticia original.

Share This